Ring, ring (o como quiera que sonara su teléfono…)

-Buenas tardes, ¿está el señor Pedro Arrechea?

-¿Quién habla?

-Luzma Herrasti

Silencio. Inquietud.

-Señora Luzma, ¡Qué barbaridad! Don Pedro falleció en enero…

Silencio profundo. Dolor profundo, muy profundo. Se detuvo el tiempo.

 

¿Por qué no le hablas?, me había preguntado Ana, no mucho antes. Supongo que porque en el fondo de mi alma, temía esa respuesta… Lo sabía, pero no quería oírlo. Por eso tampoco había escrito esto; para dejarlo salir en blanco y negro, necesitaba un estado relativo de serenidad que no tenía. Así que, hasta ahora, estoy aquí. Quiero compartir por qué Don Pedro Arrechea Rivera Torres fue tan importante para AMHA, porque lo fue para mí, o al revés, no sé…

 

Debe haber sido mayo de 1991, porque ya estaba a unas cuantas semanas o días de salir, cuando Rutilio Blanco me invitó, en el muelle del Coporito, a velear en su Más o menos (así se llamaba su velero).

-Vente, vamos una bola- me dijo – y llevamos una guitarra…

¡Invitación irresistiblemente cerrada! Salté el púlpito e inmediatamente me integré a la tripulación. Iban muchas personas queridas a bordo. Yo tenía unos meses apenas de haber regresado de Europa con mi plan de hacer la colección de pinturas que después se llamaría ARQUITECTURA DE MÉXICO, Historia en Acuarelas (AMHA). Naturalmente, tras siete meses de ausencia en mi amadísimo lago, quienes comparten el amor por la vela notaron que faltaba. Así que entre una canción y otra, se dieron las preguntas y yo ofrecí mis respuestas. Les conté que había buscado patrocinadores que me financiaran los viajes para realizarlas y que no había encontrado, pero que en abril había hecho una exposición y que con lo que había vendido, me disponía empezar mi periplo pictórico.

-Suena muy interesante tu proyecto- me dijo este señor que se sabía casi todas y las cantaba con el corazón en la boca y una sonora voz. – Me gusta la idea de que alguien pinte de México. Yo tengo una casa en Villa Hermosa donde te puedes quedar, si trabajas algo de Tabasco o de Chiapas, como Palenque, por ejemplo. ¿Tienes Palenque en tu programa?

-Ya lo creo que sí… pero, no voy sola. Viene conmigo al viaje mi amiga Cristina Rehfeld, de Alemania.

-¡Pues qué importa! Naturalmente se pueden quedar las dos. Mándame tu itinerario en cuanto lo tengas a la oficina, para que arregle todo. Tengo también un primo en…

Más canciones, el viento un poco frío, el agua más bien serena, el magnífico paisaje circundante de tierras y verdes profundos; muchas nubes blancas que tornaron grises y nos hicieron ponernos los impermeables… más música: felicidad vallesana, pues.

A decir verdad, antes de esa ocasión yo no había reparado mucho en Pedro. Lo había visto en el club, sabía que se llevaba con los Blanco, con los Sancristóbal (que por cierto ese día iban a bordo) y con los Gil; que tenía dos hijos y que estaba casado con la única mujer de los hermanos Pérez Cirera, pero hasta ahí. Pensé, sin embargo que no tenía nada que perder al aceptar su oferta, de modo que tal como me lo había solicitado, el lunes a primera hora, le envié por fax mi itinerario.

 

Cris y yo tomamos el primer autobús de nuestra loca aventura el 14 de junio de 1991 en la TAPO: un ADO que nos llevaría durante la noche a la Ciudad de Villa Hermosa, donde yo nunca había estado. Ahí tenía que pintar una Cabeza Olmeca de las rescatadas de La Venta y puestas en un parque público, y desplazarme justamente a Palenque por El Templo del Sol y El Palacio del Gobernador. Como estaba planeado llegamos al alba, preguntándonos si habría taxis para llegar a la dirección que nos había sido dada, pero para nuestra sorpresa, ahí estaba Pascual con un letrero con mi nombre y nos llevó al lugar en cuestión.

-Descansen un rato, si quieren, porque todavía es temprano y deben estar agotadas del viaje. Después pueden refrescarse un poco en la alberca y desayunar. Ya me dirán a dónde necesitan que las lleve. Por orden de Don Pedro, yo estaré a su disposición.

Miradas de asombro y contento: ¡Qué manera de empezar! No sólo nos llevó a donde teníamos que ir y pacientemente esperaba a que terminara yo mis quehaceres de análisis en notas, y síntesis en agua y color sobre papel. Nos tenía preparada en la cajuela una hielera con refrescos fríos, botanas y tortas, “por si nos daba hambre”, y con alegría nos llevó al magnífiquísimo Agua Azul, a Comalcalco y a otros rinconsillos chiapanecos a disfrutar “ya que estábamos ahí”. ¡Y vaya que disfrutamos!  La esposa de Pascual nos esperaba en la casa con las toallas en la alberca y especialidades culinarias de la región en una mesa exquisitamente puesta. Justo en esos días tuvimos la alegría de enterarnos con ella, que estaba encinta.

 

Después de eso empezaron las aventuras en autobuses, peseras y hoteles de 3 cucarachas, para que rindieran los fondos, pero nadie nos quitaría ya lo maravilloso del arranque. El primo de Pedro, por instancia de él, tuvo la generosidad de recibirnos en su hotel recientemente abierto en un lugar nuevo y estupendo de nombre Puerto Aventuras, que obviamente no estaba en mi programa. Pero como me encantó, no pude resistir la tentación de hacer un par de acuarelillas que acabé incluyendo en la colección y que no están expuestas en el MUCA, por el momento…

Ese viaje y los que le siguieron fueron largos y fantásticos, con sus respectivas altas y bajas, con reflexiones intensas y momentos inolvidables, pero no son el motivo de este escrito. Así que retomo: una vez que terminé la colección y que sucedió por fin que se publicara un libro con ella, lo invité con Lupita y con casi todos los que de alguna manera me apoyaron en la realización del proyecto –entre quienes obviamente también estaban mi Abuelita y mi hermano Germán- a cenar a mi nueva casa, que por cierto es el casi centenario departamento en el edificio en que aún vivo y donde ahora mismo escribo. Aquí, después de la pasta, la ensalada y el vino en la mesa y sillas plegables prestadas por mi madre, le regalé a cada uno una acuarela en gratitud por su ayuda, que fue determinante en la realización del proyecto: todos me habían hecho sentir que la idea era buena y que el esfuerzo valía la pena, cimiento de cualquier emprendimiento.

-¿Cómo andas regalando tus acuarelas, si ni siquiera tienes comedor?- me preguntó emocionado cuando se la di.

-Ya tendré, pero lo bailado gracias a ustedes, nadie me lo quita… -y me hizo el insólito honor de poner a La Catedral de Oaxaca en su oficina, detrás de su escritorio, aunque yo sabía que tenía obras de muchísimo valor de artistas de renombre internacional.

 

No pasó mucho tiempo para que me llamara y me preguntara cuándo expiraban los derechos del libro con el Banco que financió la primera edición.

-Quiero regalarles un ejemplar a fin de año, a los clientes de Maquinter. ¿Se puede hacer una reimpresión?

La colección ARQUITECTURA DE MÉXICO, Historia en Acuarelas fue hecha para promover, especialmente entre los mexicanos, el conocimiento y valoración de nuestro espléndido patrimonio arquitectónico. Don Pedro colaboró conmigo en hacer esto una realidad a través del financiamiento y distribución parcial de esa reimpresión y luego, empezamos con reproducciones enmarcadas y calendarios de algunas obras; ya después nos seguimos con otros proyectos, todos sobre este entrañable país nuestro.

 

Me llamó siempre la atención que año tras año, las mismas personas de su compañía estaban en sus sillas, que Pascual seguía con su esposa en la casa de Villa Hermosa, que crecía el número de empresas del Grupo con nuevos logos y sucursales por más lugares de la República que había que incluir en los impresos, y que él lo dirigía todo. Yo sé que eso sólo se logra con ideales y un esfuerzo inmenso, superando un sinnúmero de problemas y situaciones propias y ajenas, por lo cual jamás dejaré de admirarlo. Y ni hablar de su generosidad en los eventos de mi boda y el nacimiento de mi hijo Rodrigo, ya en un plano más personal. Así, ocupado en sus mil retos que ahora entiendo mejor, me asombra aún que ese “señorón” jamás dejó de tomarme una llamada, de contestarme un correo, o de recibirme en su oficina o en su casa, si así se lo pedía yo por alguna cosa. No es de sorprender entonces que todo esto me haya motivado a incluirlo en la dedicatoria de mi tesis doctoral, que entre otras cosas trata precisamente de la importancia del amor, la productividad y la generosidad que México necesita. Y bueno, es obvio que tendrá que estar siempre en los créditos de lo que pase con AMHA.

 

Todos estos años después y ya enfermo, Don Pedro Arrechea Rivera Torres se presentó a las conferencias del AMHA EMII de la Ciudad de México, en el Palacio de Minería. Este pasado 6 de octubre fue el último día que lo vi y el último abrazo le di.

 Aquél otro día en ese barco, lejos estaba yo de sospechar el papel que ese hombre alegre y cantador tendría en mi vida y en la de mis proyectos... porque hay más…

Comentarios

Luz Maria, Hasta hoy me eh topado con este articulo, déjame decirte y perdón por el tuteo, pero que articulo mas lindo has escrito, y en lo personal describe muy bien a mi papá, no sabes el sentimiento que sentí al leerlo, me da muchísimo orgullo y alegria que alguien hable tan lindo de el, y quiero comentarte que yo tengo tres de tus acuarelas de aniversario de maquinter las cuales no fallan en ser objeto de cumplidos de mis invitados y bellas obras de arte las cuales conservare con un gran valor sentimental pues el me las regalo. Un Abrazo y nuevamente gracias por tan lindas palabras. Rodrigo Arrechea

Rodrigo, Luz María. En días de mucho trabajo y soleados como son los del norte del México recuerdo con gran Cariño y respeto a Don Pedro. A él le aprendí: vivir para trabajar en lo que conoces no es difícil.... Tuve la oportunidad de estar en Muchas Junatas de consejo con El. llevandole mis resportes ya que trabaje en su compañía por 4 años. es La mejor persona adulta que he conocido. Le extraño en hablar abiertamente como un Padre para mí. Yo perdí al mío a la edad de 17 años y desde entonces he trabajado y aprendido mucho, al conocer a Don Pedro es pilar de mi Oficio en el ramo en la maquinaria. Le agradezco la confianza asi como poder que me dio para administrar y recuperar una gerencia. Yo soy de Monclova, Coahuila. Acá te conocí Rodrigo.- cuando llegaron a conocer una de las muchas sucursales del Grupo. Realizaron un viaje por carretera, recuerdo llegarían a Texas. En una Suburban Verde, pasaron por mva. que esta a 200 kms. de Saltillo, Coahuila. manejaba tu Papa. (Que sé que le gustaban Mucho los autos y manejar fuerte) llegaron en compañía de tu hermanita y Tu mama. Bueno hay tantas cosas que les platico a Mis amigos de Don pedro que se quedan asombrados de tan generoso que lo fue conmigo Don Pedro... un ejemplo de persona. Humilde, sencillo y derecho.. Como decimos acá en el norte. Luz María, un gusto saber de dónde vienen estas pinturas que cuelgan en casa de mi Mama. Los paisajes son excelentes, no terminaría de tanto agradecimeinto que recibí de los clientes que año tras año Don Pedro nos enviaba a regalar en Diciembre. Don Pedro que en Paz descanse fue mi Padrino en mi matrimonio y firmo ante el Juez como mi principal respaldo. Nos acompañó en año 2006. Volví a convivir con en el año 2012. Les cuento rápido... Fui a México con mi familia a un viaje personal, le mande un correo avisándole que estaba llegando a al Hotel En Santa Fe y me gustaría saludarlo. Cual fue mi asombro que me llama al celular.. Preguntando muy respetuoso: que lo consultara con mi esposa la invitación que nos estaba haciendo.. Ya tenía un lugar reservado para comer al día siguiente de mi compromiso. El cual estaba excelente, no conozco mucho DF, recuerdo unas carretas antiguas muy bonitas… él estaba preocupaba por los niños y me dijo que no me apurara que ya había localizado un lugar con juegos para ellos y me los cuidarían mientras platicaríamos nosotros de trabajo y proyectos nuevos para Mi. Paso por Nosotros al Hotel en Santa fe. Conoció a Mi esposa Vanesa a Emila y Diego. (son mis niños) fue una día que recuerdo a detalle...Sobra más que decir...Ese Dia me presento a Carlos Prieto debe ser primo tuyo Rodrigo. Nuca habia escrito algo similr.. pero ahora se que alguien como yo le hacia falta exponer las buneas anegdotas de Don Pedro. Saludos para tu familia Estoy a sus órdenes en Monclova; espero seguir en contacto más seguido para platicar de lo especial que fue Don Pedro Román Arreche Rivera Torres para Muchos. Un abrazo para los dos. Arturo Rios

Busco fotografia de mi Abuelo materno, Jose Lorenzo BARRENECHE Echeverri (17/09/1916 - 02/06/2004) de Mexico, D.F. y Ascain, Francia Padre de Maria Clara "Mirenchu" Barreneche Rodriguez, Maria del Carmen "Mayi" Barreneche Rodriguez, Marta Barreneche Rodriguez y Maria Teresa Barreneche Rodriguez y mi madre, Maria Josefa Martha de Mota. http://www.jbecheverri.blogspot.com

Añadir nuevo comentario

Calendario

D L M M J V S
 
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 
 
 
 
 
 

Redes Sociales