Estoy atrasada con mis blogs… Esto es malo porque se me hace un inmenso cuello de botella en cualquiera que sea el lugar en donde proceso las ideas que, no lo van a creer, a veces creo que es más en el corazón que en la cabeza y por momentos tengo la certeza de que interviene cada una de mis células: muy loco…
 
Bueno, hoy lo de ayer, y ya me iré poniendo al corriente de lo que quiero compartirles de mis experiencias de “Happiness Overflow (HO)”. Porque la alegría es energía y “la energía no se crea, ni se destruye, solo se transforma" y se transmite, digo yo: Jejeje...
 
Hace unos meses tuve la fortuna de ser invitada por Ignacio Flores de la Lama a una Noche CasAzul. En un esquema similar a The Actor’s Studio, él convoca a algún actor de trayectoria importante y lo entrevista en su escuela de teatro, frente a la comunidad de sus profesores, estudiantes y agregados (o sea –en este caso-, yo…) Esa gran noche estuvo Diana Bracho y fue uno de esos momentos HO que no reporté por angas o mangas. Pero salí de ahí fascinada de haber conocido, en vivo y a todo color, a esta graaaan actriz, increíblemente generosa en abrir de frente su corazón, su filosofía de vida, los secretos de su quehacer, y a compartirlos con quienes están ávidos de aprender a ser en escena  (o en vida…). Gran Maestra, mujer sin duda sabia, muy sabia y admirable; es lo que puedo decir… (Y mientras escribo, le vuelvo a agradecer a Nacho, su generosa invitación a incluirme en el subconjunto de “agregados”, de la Comunidad CasAzul).
 
Naturalmente, una de las preguntas que se le hicieron fue sobre sus próximos proyectos y comentó que estaba preparando una nueva puesta en escena de Master Class, una obra que trata precisamente sobre una clase magistral que la gran María Callas da a unos alumnos y revela aspectos de su propia vida. Callas es importante en la mía, porque mis padres -amantes de la ópera- ponían grabaciones suyas y mencionaban mucho su admiración por ella en la casa donde crecí, desde que yo me acuerdo, o quizá desde antes… No tardé en reconocer que algo especial tiene una voz que te pone chinita… Muuuuuchos años después en que me dio por emprender la curiosa tarea aprender a cantar, más he podido valorar la calidad de su trabajo, porque es muestra del enorme esfuerzo y cuidado invertido en  él, lo que puedo ver también en Bracho, aunque yo jamás haya estudiado teatro, más que ayer…
 
Les cuento: ¡absolutamente magistral! Ayer vi la obra… Más que una clase magistral de canto- y que lo es de teatro, por la excelencia con la que está puesta en su totalidad-, es una lección de vida y, literalmente, de amor al arte; amor a su quehacer, a lo más sublime de ella, nacido del deseo de ser todo lo que se puede, superando obstáculos, cientos de ellos. Contemplé a la fabulosa mujer que conocí en CasAzul encarnarse a sí misma en Callas, con su filosofía; con su extraordinaria empatía por los personajes a quienes estudia rigurosamente a la mayor profundidad pensable, que le permiten hacer recreaciones asombrosas de… uf, cualquier cantidad de construcciones imaginarias, en el camino de intentar iluminar con ellas a sus alumnos -que en realidad éramos todos los que estábamos en el teatro- para invitarlos/nos a cantar con pasión, o más bien, a vivir con pasión, a impregnar cada instante con la máxima intensidad posible. El meollo de lo humano, creo yo.  Mi más profundo agradecimiento y admiración a ambas: Callas y Bracho…
 
Además, mi respeto profundo para el creador de la obra, Terrence MacNally; está hecha de tal manera, que Bracho canta sin necesidad de cantar… por paradójico que suene. ¡Entre asombroso y fascinante! Casi increíble, si no fuera porque uno está ahí, presenciándolo… Sí cantan, en cambio, y también entregan el alma, acompañados por un estupendo pianista, tres fantásticos cantantes mexicanos. Entre ellos se cuenta mi queridísimo maestro y amigo Ángel Ruz. Ayer compartió lo que él es a través de un Nessun dorma, que nos puso -por lo menos a mi hermana Dany y a mí- la piel chinita… Gratitud Magenta para él y para los demás, a quienes me apenó no haber tenido el gusto de haber escuchado antes. Pero eso puede cambiar… Y bueno, a través del trabajo de todos y del estupendo manejo del ritmo, del pulso, del espacio y de la luz, no queda más que felicitar también al Director de la exquisita puesta en escena. ¡Qué talento hay en México! Eso también me hace feliz… HO!!!!
 
De modo que no me queda más que recomendarles que no se la pierdan… Que este sea un despertador o “re-conector” con el amor y la pasión a la vida de todos los que se den el regalo de disfrutarla, con la posibilidad de experimentar un HO, especialmente en este fin de semana de promociones del 14 de febrero…
 
Ciudad de México, a 14 de febrero de 2015.
© Luzma Herrasti Coqui

Añadir nuevo comentario

Calendario

D L M M J V S
 
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 
 
 
 
 
 

Redes Sociales